Skip to content

Un día más

Cada día entro en Infojobs, busco Barcelona y selecciono las ofertas actualizadas en las últimas 24h. Envío unos cuantos CV y contesto las preguntas que me hacen para poder presentar mi candidatura, en alguna oferta más interesante adjunto una carta de presentación. Luego, voy a “Mi área” entro en “mis candidaturas” y borro del listado las ofertas de trabajo en las que han rechazado mi candidatura. Esto es un flujo que me lleva a, cada vez más, un profundo desinterés por el mundo laboral y toda esta mierda. Hay días que me siento motivada, entonces entro en Linkedin, entro en otras páginas de selección de personal, mejoro mi CV (no sé ni como si no ha cambiado nada, pero aun así lo hago) y me meto en twitter para ver que se cuece. Leo algunas noticias, ojeo algún estúpido artículo que te da la clave para encontrar trabajo o para ser más profesional o cualquier mierda de aumento de la autoestima o la motivación o lo que sea…

Otros días son peores, no me quiero levantar de la cama, al final no me queda más remedio que hacerlo ya que mi cuerpo no me deja dormir más. Me levanto, cojo el portátil, abro el Facebook y empiezo a deslizar mis dedos sobre el ratón en la pantalla Inicio ojeando lo que hacen mis amigos, conocidos y gente que no sé ni siquiera si la he visto alguna vez en mi vida, pero que, de tanto verla en Inicio, ya me parecen hasta conocidos. De repente, me doy cuenta de que llevo un cuarto de hora bajando y bajando por la pantalla, perdiendo el interés por lo que veo paulatinamente, pero sin dejar de ver fotos y mierdas que no me importan. Entonces paro. Paro y… ¿qué hago? Eso es lo que me empiezo a preguntar y a responder: “tengo que ir al veterinario a que me apunten en la cartilla del gato la vacuna que le pusieron, tengo que acabar el proyecto de final de carrera, tengo que ayudar a mi padre con la web de la inmobiliaria, tengo que comprar un frutero, tengo que actualizar el Facebook y el twitter de la empresa, tengo que buscar trabajo, tengo que pintar con las pinturas que me regalo mi novio, tengo que fregar los platos y limpiar la casa, tengo que actualizar mi blog, tengo que practicar con el piano, tengo que…

Nunca hago casi nada de lo que tengo que. Me cuesta una vida empezar a hacer algo, al final lo hago porque no me queda más remedio o porque la sociedad me empuja a ello. Realmente sé lo que tengo que, pero no sé lo que quiero. Tengo muchísimo tiempo para hacer lo que quiero y no se me ocurre por dónde empezar. Bueno, la verdad es que esta semana, al menos, he tenido un ataque de inspiración y me he apuntado a unas clases de dibujo, a ver si así me motivo de alguna forma.

Siempre he pensado que llegaría a ser una persona importante, una persona que haría algo grande, alguna genialidad artística o de otra índole, nunca he sabido muy bien qué, pero sí que iba a ser alguien. Con los años, me doy cuenta de que no soy nadie sobresaliente en ningún aspecto, hay cosas que se me dan mejor que a otra gente, pero no llego a ser un genio en ninguna de ellas. Me siento frustrada conmigo misma, me pregunto constantemente si me he equivocado con mis estudios, con mis elecciones, con la vida que llevo. Luego me respondo que, de ser así, tengo la oportunidad de cambiar las cosas que no me gustan, de volver a empezar, aún soy joven. Entonces me doy cuenta de que si no lo hago es por algo, ¡pero por qué! No me entiendo, me agobio y me da dolor de cabeza y cuanto más pienso qué quiero, qué debo hacer, qué busco, más dolor de cabeza tengo. Así, pienso en que solo debo vivir el momento, ir construyendo mi vida poco a poco, sin pensar tanto. Esto último me lo digo para darme la respuesta y consuelo que cualquier “psicólogo” me daría, sin embargo no soluciono nada. Mis altibajos de motivación, pasión por la vida y demás son constantes. Ha llegado un punto en el qué, cuando estoy mal, soy consciente de que es pasajero. Estoy en el punto de que intento vivir con mis bruscos cambios de humor. Me gustaría saber a qué son debidos, si son hormonales, si son porque estoy loca o por qué coño son. Me pregunto si a la demás gente le pasa, me pregunto si es por la edad, me pregunto, pero ya está.

Categories

Más...

Desajustes

Todo va viento en popa. Tu carrera, tus relaciones, tu salud, tus objetivos personales… Y con toda la ilusión te vas de “vacaciones” a España.

Read More »

Hay olas en Cancun

El mar ruge con fuerza esta mañana, la espuma blanca cubre el azul turquesa que normalmente brilla en esta playa de Cancun. Me gusta ver

Read More »

Reinventando lo ya inventado

Me permito esta época extraña donde la gente está encerrada en sus casas, algunos optimistas y otros con incontables dudas, a dónde nos lleva esto…

Read More »

Leave a Reply

Your email address will not be published.