Skip to content

Sobrecarga

Nunca sabemos muy bien hacia donde vamos, incluso si marcamos un camino en el mapa, nunca podemos estar seguros de que a mitad de él nos encontremos un sendero alternativo, un compañero de viaje o un árbol caído que debamos superar. Muchas veces, antes de salir de casa, tendemos a llenar la mochila con un sinfín de “porsiacasos” que, una vez terminada la excursión, nos arrepentimos de haber llevado y nos decimos a nosotros mismos que la próxima vez no los cogeremos. Aún así, ya es demasiado tarde, ya los hemos cargado todo el camino; eso sí, siempre nos sentíamos más relajados al saber que lo teníamos durante el trayecto. Y es que así es la vida, un juego de balanzas. Una búsqueda constante de equilibrio en todos los aspectos.

DCIM100GOPROGOPR2610.

Me siento cansada, hoy he dormido muchísimas horas, tirada en la cama, en el sofá, tirada… Finalmente me he animado y he salido a patinar un rato. He visto el atardecer sobre el agua, el agua que parecía una manta reflejando el color del cielo. Los colores penetran en mi mente, el viento me da en la cara. He sentido el frío por un momento, echando de menos mis queridas montañas, mis querido esquís que me ofrecen esa libertad tan efímera; efímera como la nieve. He sentido que tenía un abrigo puesto y el frío cortaba mi cara, he abierto los brazos y he podido oler los abetos entre los postes del telesillas. He bajado la ventanilla tras pasar el túnel del Cadí mientras sonaba Extremoduro, cansada del trayecto, pero emocionada. Mis ojos han brillado durante un momento antes de darme cuenta que aún pasará tiempo antes de ver de nuevo la nieve, por suerte, mis patines me han traído consuelo. Ellos siempre lo hacen, son una de mis vías de escape. Hoy, como siempre, me han ofrecido paz y libertad.

wiini nur esqui

Hace más de cinco meses que dejé Barcelona, ¡y cómo la echo de menos! La luz, el sol sobre la calle Aragón deslumbrándome cuando voy en moto, el metro, la Sagrada Familia siempre ofreciendo su mejor sonrisa, las cañas, las bravas, un cigarrito con una San Miguel sentadas en la China, comentando el fin de semana. Es la primera Navidad que estoy pasando lejos de mi familia. Estoy lejos sí, pero me siento más cerca. Me siento más cerca de mi madre, creo que nos comprendemos mejor. Echar de menos es algo curioso, nunca ha sido algo demasiado negativo para mí. Cuando recuerdo a alguien al que echo de menos, no puedo evitar sonreír.

Screen Shot 2015-07-26 at 22.46.08

Sigo aprendiendo cada día, sobre las personas, sobre el funcionamiento de las cosas, sobre mí misma. Extiendo mis limitaciones y me doy cuenta de que están donde yo las marco. Estoy preparando la mochila de nuevo, esta vez el punto de partida es Sídney, y esta vez cargo la mochila con cosas diferentes. Aquí dejo algo de arrogancia, miedos, vergüenza y egoísmo; lo que me llevo habrá que ver si será solo una carga.

Categories

Más...

Desajustes

Todo va viento en popa. Tu carrera, tus relaciones, tu salud, tus objetivos personales… Y con toda la ilusión te vas de “vacaciones” a España.

Read More »

Hay olas en Cancun

El mar ruge con fuerza esta mañana, la espuma blanca cubre el azul turquesa que normalmente brilla en esta playa de Cancun. Me gusta ver

Read More »

Reinventando lo ya inventado

Me permito esta época extraña donde la gente está encerrada en sus casas, algunos optimistas y otros con incontables dudas, a dónde nos lleva esto…

Read More »

2 thoughts on “Sobrecarga”

Leave a Reply

Your email address will not be published.