Skip to content

Overcoming

image

Si no estoy triste reviento.

A veces me dan ganas de llorar, sin más. Una presión me oprime el pecho y me acelera el corazón. Respirar va bien. Y es que hay veces que necesito estar triste, que necesito llorar. Intento evitar esta sensación que me produce malestar, más cuando no hay motivos para sentirlo. Esta sensación me busca, sobretodo cuando me he sentido plenamente feliz. Me busca e intenta atraparme. A veces la debo dejar alcanzarme, la debo recibir con los brazos abiertos y aceptarla, incluso quererla. Después, ella me abandona lentamente cuando le dedico un dibujo, un texto o imagino lentamente mientras escucho una canción.

El domingo fui a hacer kitesurf, había empezado el fin de semana anterior aprendiendo a manejar la cometa. Me puse el neopreno y probé los movimientos que me había enseñado Alexis la semana anterior, entonces lo entendí, vi claramente lo que debía hacer. Cuando me metí en el agua por primera vez con la tabla y la cometa; me puse la tabla en los pies; hice el movimiento de “waterstart”, y empecé a navegar sobre el mar; justo en ese momento, me invadió una sensación increíble. Una sensación de libertad, de superación, de felicidad, de motivación, de no querer estar en ningún sitio más que allí, con una cometa empujándome mar adentro. Rompiendo las olas, libre y feliz. Grité muy alto sin que apenas nadie pudiera oírme. Luego me caí, mi cometa cayó al agua y empezaron unos minutos de angustia. Un mal rato, mientras la cometa me arrastraba por dentro del mar, sin poder nadar venciendo la fuerza que ejercía, sin poder levantar la cometa del agua. Me arrastró varios metros durante varios minutos, unos minutos eternos. Notaba mi respiración cansada, mi cuerpo dolorido y no sabía bien bien lo que debía hacer. Estaba sola arrastrada por una cometa indomable. Finalmente, ¡conseguí levantar la cometa! Y pude salir del agua. Descansé un rato en la playa aún feliz, ya no solo por haber podido navegar, sino por haber podido superar la caída.

Me dan ganas de llorar de emoción al escribir esto. Salí del agua con una sonrisa que no se fue hasta el día siguiente, ayer. Ayer que volví al trabajo, a la rutina y a los malos rollos. No importa que esta sensación de mierda me busque y me encuentre, la acepto y la olvido con este escrito que me ha hecho volver a sonreír.

Categories

Más...

Desajustes

Todo va viento en popa. Tu carrera, tus relaciones, tu salud, tus objetivos personales… Y con toda la ilusión te vas de “vacaciones” a España.

Read More »

Hay olas en Cancun

El mar ruge con fuerza esta mañana, la espuma blanca cubre el azul turquesa que normalmente brilla en esta playa de Cancun. Me gusta ver

Read More »

Reinventando lo ya inventado

Me permito esta época extraña donde la gente está encerrada en sus casas, algunos optimistas y otros con incontables dudas, a dónde nos lleva esto…

Read More »

8 thoughts on “Overcoming”

  1. Mola tu blog..
    Esa sensacion la he tenido muchas veces. Esas absurdas ganas de llorar sin saber porque y si te preguntan dices.. Yo q se!!! Y vuelven.. Por algo será tío!
    Que no lo se!!!
    Pero me subo a rodar con la bici, me rodeo de montaña como tú en el agua y vuelve la sonrisa desbocada tras la cara de esfuerzo.
    Cuando se entra a trabajar.. Y más en una empresa grande que ves que cada perro se lame su cipote, los malos rollos que dices, son momentaneos y pasajeros… Yo después de varios años tengo claro q nadie me jode el día.
    Un saludete

      1. tarde o temprano volverás a ver zombies… y que mejor saludo que un “ieeee” con los ojos como dos puñaladas y una sonrisa.
        Yo seguiré hasta agosto ese protocolo mientras cada día me sueltan los del taller el clásico “donde vas con el careto sobao!!”
        Me despido! buenas noches que mañana volveremos a ese saludo que también toca producción. igual hasta le choco la mano al vigilante! jajajaj
        chaoo

        1. Quieres ser optimista y sobreponerte , aunque tal vez sería mejor opción hacer algo por cambiar lo que no quieres, no es obligatorio vivir con ello. Igual que cuando tienes una relación que no te gusta, hasta que punto te vale la pena lo bueno que te da? Estoy siendo más valiente que nunca y me voy, me voy de verdad, sin zombis. Dejo mi relación de comodidad, de ver una peli con manta. Un gran saludo!

          1. No, que quiero ser optimista, lo soy…
            Sí que es lo que quiero y me considero en un punto en el que hago lo que quiero. Evidentemente me gustaría vivir en Asturias rascandome las pelotas pero soy consciente que necesito trabajar y trabajo donde me gusta. Ya he sido radical muchas veces por ejemplo como dices en pareja… Cuando algo no va, mejor no alargar las cosas.
            Pero sí, eres muuy valiente, por eso, enhorabuena y espero q te vaya muy bien!

Leave a Reply

Your email address will not be published.