Skip to content

Hold On

Las águilas que sobrevuelan Koh Poda me recuerdan que pronto es momento de partir y que debo empezar a preparar mi nuevo viaje. Dejar Tailandia me da muchísima pena pero, como la primera vez que me tuve que ir, tengo la sensación de que pronto volveré. Hablando c0n gente se van cerrando fechas, siempre es difícil cuadrarlas. Mi próximo destino es Filipinas, las expectativas son amables conmigo.

Tailandia me ofrece un tiempo precioso, no sin dejar de luchar diariamente. Luchar por hacerme un hueco, por mantenerme arriba y tratar de que cuando me hacen bajar tenga la fuerza suficiente para nadar a contracorriente. La corriente que es suavemente violenta, como la que me empujaba a mar abierto en Koh Yawasam cuando nadé alrededor de la isla. Veo las vidas de mis amigos en Barcelona seguir adelante sin contar conmigo, cosa que nunca esperé que ocurriera de otra manera, pero saber que te pierdes esa cena en la que recuerdas momentos o esa excursión en la que los lazos que te unen se aprietan un poco más fuerte, me entristece.

GOPR3597.JPG

De vez en cuando levantamos la cabeza y dejamos de mirarnos el ombligo por unos segundos para darnos cuenta de que cada individuo sigue lidiando con sus propios problemas y miedos. Miramos alrededor y, a veces, lloramos de empatía, por otro lado damos las gracias de no tener que lidiar nosotros mismos con alguno de esos problemas desbordantes. En el más altruista de los casos, damos uno o dos pasitos adelante ayudando al mundo de alguna manera. Y ahora me pregunto si este es un discurso optimista o no. Y no es en sí nada…

Me abruma la lucidez de ciertos momentos y de ciertas personas, las más inesperadas a veces. Intento dibujar una línea en el tiempo donde marcar lo que he aprendido en el camino que me ha traído donde estoy ahora, marcar los cambios en mi personalidad, marcar los puntos en los que aparecen personas y lugares importantes. Pero la línea se retuerce, se quiebra en varios puntos y se llena de líneas secundarias que unen diferentes puntos de la principal. No es un camino recto, ni siquiera plasmable, y tan desconocido como el funcionamiento de nuestro cerebro. Finalmente, no importa tanto la cronología y lo asimilado, sino la capacidad de poder afrontar y saber reaccionar ante lo que se presenta.

Y cuando algo o alguien me enturbia la mente, me obligo a respirar y me digo a mi misma: Hold on.

Categories

Más...

Desajustes

Todo va viento en popa. Tu carrera, tus relaciones, tu salud, tus objetivos personales… Y con toda la ilusión te vas de “vacaciones” a España.

Read More »

Hay olas en Cancun

El mar ruge con fuerza esta mañana, la espuma blanca cubre el azul turquesa que normalmente brilla en esta playa de Cancun. Me gusta ver

Read More »

Reinventando lo ya inventado

Me permito esta época extraña donde la gente está encerrada en sus casas, algunos optimistas y otros con incontables dudas, a dónde nos lleva esto…

Read More »

Leave a Reply

Your email address will not be published.